Actualmente cerca de 253 millones de personas en todo el mundo sufren una discapacidad visual, de las cuales 19 millones son niños y niñas, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Además, el riesgo de discapacidad visual a nivel mundial es mayor en el caso de la mujer, en todas las edades.

Con el objetivo de promover la inclusión de las personas invidentes y facilitar su acceso a la información y el conocimiento, Microsoft, juntamente con otras organizaciones del sector, ha desarrollado un estándar de Diseño de Interfaz Humana para pantallas braille. Este avance permitirá la incorporación plug and play de las pantallas braille, de forma que se podrá instalar en cualquier dispositivo sin necesidad de controladores específicos, reduciendo costes de comercialización y facilitando su transferibilidad a las personas con discapacidad visual.

Esta mejora se encuentra en la línea de los recursos existentes en el marco del Centro de Investigación, Desarrollo y Aplicación Tiflotécnica (CIDAT) de  la ONCE, que dispone de apps, softwares y tecnologías específicas para mejorar la calidad de vida de las personas ciegas y facilitarles la accesibilidad a la información, el conocimiento y la comunicación. Esta mejora es especialmente significativa en el caso de niños y niñas y sus primeros aprendizajes en lectoescritura, mejorando no sólo su nivel lector, sino también su motivación por los aprendizajes escolares y las interacciones con otros niños y niñas. Tal como expresó Mark Riccobono, presidente de la Federación Nacional de Ciegos de EEUU, “el braille es la clave de la alfabetización, la educación, el empleo y el éxito de las personas invidentes en todo el mundo” y avances como el descrito permiten avanzar hacia una sociedad más inclusiva e igualitaria.

Si quieres, puedes escribir tu aportación