Tras el escándalo de la filtración de datos de Facebook, distintas compañías han llenado las bandeja de entrada de correos sobre la actualización de sus políticas de privacidad. Esto es debido a que el pasado 25 de mayo entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (General Data Protection Regulation o GDPR), con el cual los usuarios y usuarias tienen más control sobre sus datos personales, incluido el derecho de llevarlos a otro sitio o ser eliminados, y las empresas podrán beneficiarse en igualdad de condiciones con los respectivos usuarios y usuarias. 

Las grandes redes sociales, como Facebook, Instagram o Twitter, poseen recursos para ajustar la configuración de privacidad. En el caso de Facebook, te da las opciones en de desactivar o activar el reconocimiento facial, seleccionar el público para las publicaciones que se comparten y otras.

Así mismo, Twitter ofrece eliminar las etiquetas de ubicaciones y permite a los usuarios y usuarias decidir si la plataforma puede compartir sus datos con los socios comerciales de la empresa y hacer un seguimiento del contenido en Internet. Puedes ajustar la configuración de privacidad de Twitter.

Instagram, la plataforma en auge y de la que todo el mundo habla, también puede convertirse en algo más segura. ¿Cómo? Pues, aun siendo propiedad de Facebook, sus usuarios y usuarias pueden hacer que sus cuentas sean privadas u optar por no ser sugeridas a otros usuarios como una cuenta a seguir. Es probable que, si usas Instagram, tus fotos aparezcan en Google. Eso es debido a que alguna vez se ha conectado una aplicación de terceros a Instagram. Es decir, cuando un API (Application Programming Interfaces, en otras palabras, cuando un software) interactúa con otro. La página de ayuda de la misma plataforma tiene una lista de sitios que usan este API y enlaces a sus páginas de ayuda que explican cómo anular el acceso a dichos sitios.

Y, finalmente, no podíamos dejar atrás a Google, la gran plataforma. Google lo controla todo, desde las búsquedas hasta tus ubicaciones, por lo cual la compañía recopila una gran cantidad de datos. Pero también tiene un portal que permite a los usuarios y usuarias ver los datos que recopilan y ajustar estos controles. Esto permite detener la recopilación de ciertos datos, eliminar el historial de navegación o decidir no ver anuncios personalizados, con los que la empresa obtiene gran parte de sus beneficios.

La recopilación de datos y su articulación en las grandes plataformas es un misterio para muchas personas, yo misma incluida. Pero usar las redes y las grandes plataformas de forma segura es posible, y más aún con las herramientas que se nos han dado con la nueva regulación.

Si quieres, puedes escribir tu aportación