Entre los propósitos que las personas nos hacemos cada Noche Vieja está el de cuidarse más, dejar de fumar o aprender inglés. Nos apuntamos al gym, compramos más verduras, intentamos dejar de fumar y nos apuntamos, sea online o sea presencialmente, a una academia para aprender inglés.

Según Wikipedia, el inglés ocupa el primer puesto en los rankings oficiales si se tienen en cuenta las personas nativas que lo hablan (378,2 millones) y las más de 743 millones de personas que lo hablan como segunda lengua no nativa. Entre los métodos más utilizados para aprender inglés encontramos las clases personalizadas, la interacción con otras personas, la inmersión lingüística o trabajar en el extranjero. Datos no oficiales apuntan a que 120 mil personas viajaron en el 2017 para aprender inglés. El Periódico informaba en febrero del 2018 que sólo una de cada cinco personas en España se desenvuelve bien a la hora de hablar inglés con fluidez y apuntaba que cuanto más temprano, mejor para iniciarnos en este idioma. Aun así, no quedaba claro cuándo y cómo es mejor aprender inglés. En las webs de las academias de inglés, la oferta de cursos empieza con inglés de 0 a 3, de 3 a 6, de 6 a 12 o de 12 a 19 años, clases para adultos, inglés de negocios y un largo etcétera para cualquiera que apuesta por el inglés.

Un equipo de investigación del Departamento de Ciencias Cognitivas del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), en colaboración con el Departamento de Psicología de Boston College y de la Universidad de Harvard, ha publicado su estudio más reciente A critical period for second language acquisition: Evidence from 2/3 million English speakers [Un período crítico para la adquisición de una segunda lengua: Evidencia de 2/3 de un millón de hablantes de inglés] en la revista Cognition con el objetivo de evidenciar cuál es la edad óptima para aprender inglés.

Para llevar a cabo este estudio, han analizado el nivel de inglés de unas 670 mil personas angloparlantes no nativas mediante un test online que tiene en cuenta la edad, el género y el nivel de estudios. La primera conclusión a la que se llegó fue que de 0 a 10 años no hay grandes diferencias en la capacidad de aprender inglés como un nativo. En la franja de 10 a 18 años aún se puede aprender, pero no, llegar a hablar como un nativo. Después, estas habilidades se van reduciendo.

Otras personas expertas que han investigado el límite de edad para aprender un idioma discrepan del tope de los 10 años, apuntando a los 16 o los 20 años para alcanzar un buen nivel de inglés. Por este mismo motivo, el equipo del Massachusetts Institute of Technology (MIT) seguirá estudiando diferentes factores del aprendizaje de un idioma extranjero, como la pronunciación.

Dado que este idioma es la lengua oficial en el mundo de los negocios, de los viajes y de las relaciones internacionales y que vivimos en el siglo de la globalización, es una buena apuesta aprender inglés, desde los/as más pequeños/as hasta las personas más adultas. Las evidencias dicen que cuanto más temprano mejor, pero no hay mejor motivación que la pasión por nuestro trabajo o nuestros hobbies para aprender una lengua extranjera a cualquier edad.

Si quieres, puedes escribir tu aportación