Fotograma del vídeo Bystander Intervention colgado en Youtube

Un juez ha condenado a la Generalitat a indemnizar con 3.800 euros a la familia de un alumno de una escuela pública de La Verneda (Barcelona) por la pasividad de la dirección del centro para cortar la situación de acoso escolar que sufrió el menor durante tres cursos, desde los 4 hasta los 6 años, descartando indemnizar al menor por daños morales, según ha informado EFE Barcelona,

En su sentencia, el titular del juzgado contencioso administrativo número 15 de Barcelona estima parcialmente la demanda que presentaron los padres del menor -representados por la abogada Noelia Liduina- después de que la Generalitat se negara a indemnizarles por el acoso escolar que el niño sufrió por parte de sus compañeros.

La sentencia condena el Consorcio de Educación de la Generalitat a indemnizar a la familia por su conducta ineficaz en no impedir el acoso escolar que sufrió el niño durante los cursos de P4, P5 y Primer de Primaria en la escuela La Caixa de la Verneda de Barcelona, en la que estudió entre 2013 y 2016, año en que fue trasladado a otro centro.

El juez considera que en este caso existió un trasfondo de cierta inactividad-pasividad de la dirección y del centro y / o la inspección educativa, al no haber adoptado todas las medidas posibles y medios a su alcance para cortar el acoso escolar que sufría el menor.

Según EFE, para el magistrado, lo preocupante e insólito del caso es que no se activara un protocolo de actuación contra un posible acoso escolar a un menor, a pesar de la insistencia de la madre de este, cuando la finalidad de este tipo de programas es la evitación y / o perpetuación de tales posibles situaciones y la prevención de riesgos al respecto. El juez descarta el argumento de la Generalidad que las quejas presentadas por la madre contra el centro educativo persiguieran que el niño fuera cambiado de escuela y reprocha a la dirección que no activara el protocolo contra acoso escolar a pesar de existir un informe de un pediatra alertando de posibles indicios de acoso escolar. Según la sentencia, la dirección del centro se limitó a afirmar que respetaba la opinión del pediatra, aunque no la compartía.

Como se expone en este mismo medio, El rol de quien observa el acoso escolar es fundamental para intervenir ante cualquier situación de acoso y proteger a la víctima, aun así, si las instituciones no dan una respuesta clara contra el acoso y de solidaridad con las víctimas es casi imposible que estas superen sus situaciones de acoso.  

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación