El cerebro de una persona de 70 años comparte semejanzas con el de un/a adolescente, así lo demuestran diversas investigadoras e investigadores del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Columbia, Nueva York.

La Dra. Maura Boldrini y otros colegas del Departamento nos evidencian, a través del artículo Human Hippocampal Neurogenesis Persists throughout Aging, que en el cerebro de una persona anciana pueden nacer la misma cantidad de nuevas neuronas que en el cerebro de un/a adolescente.

Existe un amplio debate sobre cómo la neurogénesis de nuestro cerebro ha ido cambiando a medida que envejecemos. De hecho, durante décadas  las investigadoras e investigadores se han centrado en analizar las claves del envejecimiento a través de ratas, evidenciando que la formación de nuevas neuronas, o lo que técnicamente se denomina como neurogénesis, disminuye a lo largo de la vida.

 

Gracias al estudio publicado en la revista Cell Stem Cell, podemos aportar más evidencias que nos ayuden a entender este debate. Según los resultados obtenidos en dicho estudio, las personas que tienen un estado de salud positivo y tienen alrededor de 70 años, pueden tener tantas neuronas en el hipocampo (región de nuestro cerebro vinculada principalmente a la memoria y otros procesos cognitivos) como las personas más jóvenes y adolescentes.

Para la realización del estudio, el equipo de investigadoras e investigadores de la Dra. Boldrini utilizó una muestra de 28 personas fallecidas con edades entre los 14 y 79 años, y analizaron el hipocampo de estos colectivos. Uno de los aspectos que destacó el equipo fue la concreción del historial clínico de cada una de las personas. Es decir, gracias al historial detallado de los donantes, pudieron asegurar que ninguna de ellas padecía ningún tipo de trastorno psiquiátrico ni enfermedades crónicas, y tampoco consumían drogas o alcohol.

A pesar de que es difícil calcular la cantidad de nuevas neuronas que surgen en el cerebro adulto, el equipo de investigadores/as calcula un total de 700 por día. Para corroborar estas evidencias, e identificar la neurogénesis, observaron que determinadas proteínas se expresan en un momento en concreto de la vida de una neurona. Por ejemplo, la proteína Ki-67 únicamente se genera cuando las neuronas son jóvenes, lo que significa que se están produciendo nuevas células. El equipo encontró que Ki-67 se localizaba de la misma forma en todos los cerebros, independientemente de la edad.

 

Por último, no se puede afirmar el impacto que pueden tener los resultados obtenidos, sin embargo, sí que nos ofrece algunas claves que podemos poner en práctica para prevenir el deterioro cognitivo asociado a la vejez: mantenernos sanas.

Secciones: _noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación