En la diversidad de manifestaciones que se realizaban a lo largo de todo el país la semana pasada, Diario Feminista estuvo recogiendo algunas de las voces de las mujeres, que unidas al grito de “no es abuso, es violación”, compartían diversidad de pensamientos y sentimientos al respecto. Fueron momentos realmente emotivos y las personas, tanto mujeres, como hombres, de diferentes edades, clases sociales y culturas, se unían a un enorme río de gente, en su mayoría con humildad y mirada firme, tremendamente sensibles a lo que estaba sucediendo. 

A continuación, mostramos, a través de tres minientrevistas realizadas a mujeres que caminaban unidas entre este río de gente en la manifestación de Valencia, los pensamientos, deseos, revindicaciones e incluso suspiros de algunas de ellas. En concreto, un grupo de chicas estudiantes, Bondita, Susi y Sara, dos mujeres trabajadoras en el ámbito de la educación y los servicios, Chus y Lola, así como dos mujeres representantes políticas, la portavoz de igualdad en les Corts Valencianes, Rosa Mustafá, y la directora del Institut Valencià de la Dona, Maria Such. 

Maria Such, Rosa Mustafá y Lola Reig

¿Por qué creéis que es importante movilizarse en contra de la sentencia y solidarizarse con la víctima?

Chus y Lola comentaban que les parece totalmente injusta, que ha quedado totalmente probado, aunque solamente sea por los medios de comunicación, que fue víctima de una violación. Consideran que solidarizarse con la víctima es importante para que se sienta apoyada y que haya una sensibilización a nivel de la sociedad. En esta misma línea, Bondita, Susi y Sara explicaban que la movilización es buena para que se vea la situación y la postura de la gente. Aquí estamos para apoyar a la víctima porque no se está haciendo justicia. Por otros delitos las penas son mucho más duras. No sé, es como si le quitas valoración a todo lo que hoy en día se está movilizando en el feminismo, y vemos que todavía hay patriarcado judicial. Rosa Mustafá y María Such también se unían a que acompañar es una forma de visibilización, de apoyo a la víctima y, sobre todo, de reivindicar que es una sentencia patriarcal, totalmente injusta y que deja entrever algo muy significativo y es que hace falta una especial formación y sensibilización a los operadores jurídicos que tenemos hoy en día, que la mayoría de ellos, los que están en Audiencias Nacionales, Tribunal Supremo, Constitucional, son hombres que necesitan tener una mayor sensibilización y preocupación hacia estos temas.

¿Y cuál pensáis que debería haber sido el resultado de la sentencia?

Chus y Lola indican que deberían haberlos condenado por violación. Pensamos que la sentencia, debería haber sido la máxima sentencia por violación y por abuso y, siendo un juicio tan mediático, que hubiera sido más justo… Es realmente indignante, me pongo en en la piel de la víctima, no sé cómo estará…

Bondita, Susi y Sara, sienten que de esta forma se está humillando a la chica, porque lo que le han hecho, lo que ha sufrido… Acaban quitándole credibilidad a lo que ha pasado

María Such, desde un punto de vista del derecho judicial, nos explica también que aquí lo que se está cuestionando es la calificación del delito, y que se hable de “abuso sexual continuado” cuando cinco hombres han perpetrado una clara violación es, cuanto menos, cuestionable. Lo que estamos diciendo es que, al menos, la calificación del delito y la petición que hacía la fiscalía no era de abuso sexual sino de agresión sexual que es lo que se traduce en una violación y que, de la petición inicial de la fiscalía de 22 años a una pena condenatoria como es esta de 9 años, de los cuales ya han cumplido dos, pues parece un poco irrisoria. Aún así, cabe el recurso y, bueno, ahí estaremos prestando apoyo.

¿Qué impacto consideráis que pueda tener que salga una sentencia así para la ciudadanía y para las mujeres especialmente?

Chus y Lola comentan que, especialmente a nivel internacional, estamos dando una imagen todavía muy machista. Una sentencia así, que no respalde a la víctima, que no dé credibilidad al relato de la mujer, pues…. yo me siento triste, pensaba que habíamos avanzado muchísimo más…, nos desprestigia mucho a nivel internacional.

Maria Such, resaltaba un cartel que expresaba una frase muy significativa que decía… “Han violado a una, pero en la sentencia nos han violado a todas”

Al final las sentencias cuando se dictan generan jurisprudencia y ésta no ha dado en ningún caso ejemplo ni ha tenido esa perspectiva que nosotras esperábamos.

Rosa Mustafa incidía, para finalizar, en que esta sentencia lo que parece que le esté diciendo a la sociedad es que nuestro cuerpo está a disposición de los hombres de alguna manera, pero nosotras no vamos a consentirlo, vamos a seguir luchando, a seguir alzando las voces para que no quede así, para acabar con una justicia que es patriarcal y que, cuanto menos, no respeta nuestros derechos, no respeta la dignidad de las mujeres y su seguridad.

Secciones: portada Violencia 0

Si quieres, puedes escribir tu aportación