Las familias y las empresas del estado español aumentan su riqueza financiera, la diferencia entre lo que ahorran y las deudas que tienen, en un 1,373 billones de euros en el 2017, es decir, un 3,8% más que en años anteriores.

Las cuentas financieras del 2017, publicadas por el Banco de España, muestran que las familias han aumentado su riqueza, que representa el 118% del producto interior bruto (PIB). Además, señala que la deuda bruta conjunta de las empresas no financieras, hogares e instituciones sin ánimo de lucro fue de un 158,1% del PIB (1,840 billones de euros), 8,6 puntos porcentuales por debajo de la ratio registrada el año anterior.

En relación con el saldo de los préstamos de los hogares, se ha reducido hasta 712.821 millones de euros frente a los 720.307 millones del 2016, especialmente los concedidos a largo plazo, que descendieron un 1,15 % en el año. Por otro lado, ha habido un  incremento del 2,4% en los activos financieros de los hogares e ISFLSH (instituciones sin ánimo de lucro al servicio de los hogares), es decir, en el dinero en efectivo, acciones, depósitos y valores en renta, que suman 2,148 billones de euros. Unos activos que suponen un 184,6% del PIB a finales de 2017, tres puntos porcentuales menos que un año antes.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación