La comunidad educativa tiene mucho que decir en la mejora de las escuelas. Resulta clave que la participación vaya más allá de momentos puntuales y que haya un compromiso por parte de las familias en la mejora de la educación de sus hijos e hijas, tanto a nivel académico como de convivencia. Según el informe INCLUD-ED existen diferentes tipos de participación que se dan en la escuela: participación informativa, consultiva, decisiva, evaluativa y educativa. Son las tres últimas las que tienen mayor impacto tanto en el aprendizaje como en la mejora de la convivencia y en la vida de las personas.

Educadora etnia gitana dinamizando la Asamblea Educativa _ Colegio Santiago Apóstol Cabanyal, Valencia

Cuando hablamos de vivir en sociedades radicalmente más democráticas, igualitarias, diversas y libres de violencia, sabemos que solo es posible con la inclusión de todas y todos los que así lo deseamos, sin excepción y sin prejuicios. Las escuelas son el mejor espacio comunitario para recrear estas sociedades, para el presente y el futuro. Una de las herramientas clave son las Asambleas Educativas de la Comunidad, que están consiguiendo una mejora tanto en la cohesión social como en la vida académica y personal de las personas de la comunidad educativa.

Una de las voces tradicionalmente silenciadas en las decisiones de los proyectos educativos de las escuelas es la de la mujer gitana particularmente, y la del pueblo gitano en general. En el caso del colegio Santiago Apóstol del Cabanyal (Valencia), recientemente han impulsado que estas asambleas sean dinamizadas por las mujeres educadoras de la comunidad.

Una Asamblea Educativa es la estructura organizativa que permite llegar a acuerdos entre todas las personas sobre las cuestiones más importantes para la vida de los niños y las niñas y que recoge la heterogeneidad de voces de la comunidad escolar. Funcionan de muy diversas formas, en muy diversas escuelas, en diferentes partes del mundo. El éxito de la asamblea se consigue gracias a la participación de todos los agentes: docentes, alumnado, familiares, monitores de comedor, voluntariado, representación de asociaciones del barrio, etc. Es esencial que se den las condiciones adecuadas para que todas las personas participen y se escuchen todas las voces, especialmente las que tradicionalmente han tenido más barreras sociales para alzarla. Se trata de trabajar porque exista en la escuela un clima de diálogo igualitario, atractivo y libre de protagonismos e imposiciones de los que más poder tienen.

En los centros educativos se organizan de muy diversas formas, convirtiéndolas en un eje de trabajo primordial en sus proyectos. No son un punto de reunión solamente, son un impulso a la transformación social de la escuela y del barrio. Algunos las realizan dos o tres veces al año y, en ciertas ocasiones, con la invitación de alguna persona experta que pueda aportar información sobre aquellos temas que más preocupan a las niñas y a los niños y a sus familias. Para organizar el trabajo, por ejemplo, se realizan entre los participantes pequeños grupos asegurando que haya algún participante de la comunidad que facilite un diálogo vertebrado en todo momento por interacciones de solidaridad, respeto a la identidad, participación de todas las voces que así lo deseen y sin perder el sentido a sus preocupaciones más profundas. En ellas, por ejemplo, se lanza una propuesta de trabajo comunitario en relación con el tema acordado para ese día y cada grupo recoge dos acuerdos que lleva al plenario, donde se ponen en común junto con los otros grupos. Al hacer grupos pequeños se asegura que todas las voces, en especial las más silenciadas, tengan espacio para hablar en un clima de confianza y seguridad. Esta organización comunitaria está permitiendo también visibilizar a otros referentes como antiguos alumnos y alumnas que impulsan a otros niños y niñas en su vida académica y personal. Juntas, todas estas personas, en muy diversas escuelas, como nos explica Soler (2017), reavivan el entusiasmo, la esperanza y los sueños para mejorar sus vidas y muy especialmente, las de las niñas y niños.

Secciones: Violencia 0

Si quieres, puedes escribir tu aportación