Foto de Daria Nepriakhina en Unsplash

Una de las aplicaciones con mayor popularidad  es la que se utiliza para contar calorías. Respecto su uso es importante que se haga bajo un control saludable, porque si no puede desembocar en algunos de los trastornos alimentarios, según el estudio realizado por Levinson y Brosof de la Universidad de Louisville, Estados Unidos.

Algunas de las aplicaciones móviles tienen como función principal el recuento total de las calorías que consumimos, como por ejemplo la aplicación My Fitness Pal Calorie (MFP). En los últimos meses, se ha atribuido un uso intensivo a este tipo de aplicaciones hasta el punto que hay muchas chicas adolescentes calculando el total de calorías que contiene cada alimento.  El equipo de investigación realizó un seguimiento a 105 jóvenes diagnosticados con algún trastorno alimenticio y cuál había sido su uso de la aplicación MFP. Los resultados de la investigación demuestran que el 75% de las personas participantes eran usuarias de MFP y el 73% de ellos y ellas percibían que la utilización de la app había contribuido en mayor o menor medida a su trastorno. A través de los resultados obtenidos, los investigadores sugieren que tanto el MyFitness Pal como cualquier otro tipo de aplicación con la misma finalidad puede llevar a trastornos alimentarios si no se lleva bajo un control saludable.

Llegados a este punto, podríamos preguntarnos ¿Pero es negativo o positivo utilizar estas aplicaciones? Depende del uso que se haga. Si el uso es obsesivo puede desencadenar en algún trastorno alimenticio como indican los resultados de la investigación, en cambio si el uso es para decidir qué calorías se quieren ingerir bajo un control saludable, es positivo.

Si quieres, puedes escribir tu aportación