Estos días los medios se hacen eco del reciente informe publicado por el Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU) que deja a la luz la preocupante cifra de que 1 de cada 5 niños, niñas, adolescentes y jóvenes no van a la escuela, alrededor de 263 millones en todo el mundo. De estos nuevos datos, no solo preocupa la cifra, sino también que ésta apenas haya cambiado en los últimos cinco años. Pues esto revela que, a pesar de los esfuerzos realizados durante décadas para garantizar el derecho universal a la educación, el progreso se ha detenido.

El documento recientemente publicado por la UNESCO muestra que, en el nivel de primaria, la tasa de no escolarización apenas se ha movido del 9% desde 2008 y que la tasa en la secundaria inferior ha sido del 16% desde 2012. En relación con la tasa de deserción escolar en la secundaria superior, que inicialmente estaba en niveles mucho más altos que la primaria y secundaria inferior, las cifras indican que, aunque ha caído más constantemente desde 2000, la tendencia se está aplanando, con la más reciente estimación del 36%.

Las nuevas cifras muestran que el 9% de los niños y niñas de 6 a 11 años no va a la escuela, lo cual representa 63,4 millones de niños y niñas. En cuanto a la secundaria, 1 de cada 3 adolescentes de 12 a 14 años no están inscritos. Y respecto a los y las jóvenes entre 15 y 18 años que no cursan su bachillerato, son 139 millones, lo cual supone cuatro veces más que los que no logran asistir a la primaria.

Como dice la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, “Necesitamos enfoques mucho más amplios y específicos junto con más recursos para llegar a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes a quienes se les niega el derecho a la educación, con un énfasis especial en las niñas y la mejora de la calidad de la educación para todos. Estas es la mayor urgencia para desbloquear el progreso hacia SDG-4.”

Las cifras del IEU confirman que en África Subsahariana uno de cada tres niños, niñas, adolescentes y jóvenes no asiste a la escuela, y que las niñas son más propensas a ser excluidas que los niños. Por cada 100 niños en edad de primaria que no van a la escuela, hay 123 niñas a las que se les niega el derecho a la educación.

Los nuevos datos también muestran un abismo entre la deserción escolar entre los países pobres y los países ricos del mundo; un 59% de deserción de los jóvenes en edad de secundaria en los países con bajos ingresos, en comparación con un 6% en los países con altos ingresos.

Según Silvia Montoya, directora del IEU, “el acceso a la educación es solo una parte de esta realidad. También tenemos una crisis de aprendizaje, con uno de cada seis niños y adolescentes que no alcanzan los niveles mínimos de competencia en lectura o matemáticas; la mayoría de ellos están en las escuelas. La educación debe cumplir para cada niño y niña, lo que requiere un control efectivo para garantizar que todos los niños y niñas estén en la escuela y que estén aprendiendo lo que necesitan saber. Es por eso que el IEU, que es la fuente de datos oficial para el ODS-4, está desarrollando nuevos indicadores sobre educación equitativa y resultados de aprendizaje “.

Son datos que se presentan en París en la cuarta reunión del Comité Directivo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)-Educación 2030, el llamado SDG4-cuyo propósito es aplicar una guía estratégica con vistas al objetivo fundamental que la UNESCO quiere cumplir en un plazo de 12 años; que todos los niños, niñas, adolescentes y jóvenes completen la primaria y la secundaria de calidad.

Se trata del desafío 2030 UNESCO Derecho Universal a la Educación, que sabemos puede ser real si en las escuelas de todo el mundo se aplican actuaciones educativas basadas en evidencias, como son las Actuaciones Educativas de Éxito avaladas por el proyecto INCLUD-ED, que aseguran los mejores resultados para todos y todas. Actuaciones que ya se están desarrollando en muchas escuelas alrededor del mundo, y que están consiguiendo mejorar la vida de muchos niños y niñas.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación