Parlamento escocés // Pixabay

El silencio sobre el acoso sexual ya se ha roto, lo hemos ido viendo en las universidades, en el cine, en la política, y cada vez con más evidencias. Los datos salpican ahora el Parlamento escocés.

Una encuesta anónima llevada a cabo entre más de 1000 mujeres y hombres incluyendo miembros parlamentarios, sus trabajadoras y trabajadores, personas del staff. Las revelaciones de casos de acoso no tardaron en evidenciarse. 1 de cada 5 miembros del parlamento de Escocia (llamado Holyrood), y 1 de cada 3 mujeres han afirmado haber experimentado acoso sexual o comportamientos sexistas durante su labor en el mismo. Además, en un 45% de los hechos, las víctimas identifican como perpetrador a un miembro del parlamento escocés (MSP).    

La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, se ha quedado triste y decepcionada ante la realidad de los datos; según afirma The Guardian en su noticia; donde también citan a la contundente ministra: “Está claro que mujeres y hombres, pero principalmente mujeres, han sufrido un comportamiento que es inaceptable. Nadie debe estar sujeto al acoso o al comportamiento sexista de ningún tipo en su trabajo o vida personal, y nuestro parlamento nacional debe establecer un ejemplo positivo como lugar de trabajo con los más altos estándares de comportamiento.”

Siguiendo la línea de las investigaciones científicas y de la realidad empírica en los casos de acoso sexual en las instituciones, también en esta encuesta, han sido el 30% de las mujeres que trabajan en el parlamento escocés y, el 6% de los hombres, las y los que han declarado sufrir acoso. Respeto al agresor, este ha resultado ser hombre en la mayoría de los casos, situándose también en una posición de autoridad y poder. Desglosando los datos, un 5% de las personas encuestadas manifestaron haber sufrido un contacto físico no deseado, invasión de espacio personal, abrazos, besos y tocamientos. De estos casos, un 95% no ha sido denunciado de ninguna forma, incluso siendo conocedores en su gran mayoría, de la forma de hacerlo.

Los datos de rotura del silencio siguen evidenciando una realidad que cada vez es más presente en nuestros discursos públicos; en todos los ámbitos, que ya no tiene vuelta atrás y va dejando menos margen a actitudes que no sean de apoyo a la víctima y condena de los hechos.   

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación