La Comisión Europea y las autoridades de consumo de los Estados miembros instan, a través de un comunicado, a que las empresas de redes sociales se ajusten a la normativa de la UE en materia de consumo.

 

El 15 de febrero se hicieron públicos los cambios introducidos en Facebook, Twitter y Google+ para ajustar sus condiciones de servicio a las normas de protección de los consumidores de la UE. Unos cambios que, según la Comisión Europea, beneficiarán a los más de doscientos cincuenta millones de consumidores y consumidoras de la UE que utilizan los medios sociales. Gracias a la aplicación de esta normativa, la ciudadanía de la UE no se verá obligada a renunciar a sus derechos, como el de cancelar una compra on-line, podrán presentar sus reclamaciones en Europa en lugar de hacerlo en California y las plataformas asumirán su parte equitativa de responsabilidades hacia los y las consumidoras de la UE, de forma similar a los servicios que se prestan off-line. No obstante, los cambios producidos por las redes sociales solo cumplen una parte de la legislación de la UE.  Mientras Google se ajusta a lo demandado por las autoridades de consumo, Facebook y, sobre todo, Twitter solo han resuelto en parte aspectos como su responsabilidad y la manera en que informan a los usuarios acerca de la posible retirada de contenidos o la resolución de su contrato.

 

Por este motivo, Vĕra Jourová, comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género de la UE, ha señalado que son positivos los cambios que han hecho las empresas de redes sociales, pero que tienen que cumplir con la totalidad de la normativa. Esto confirma, según ella, la necesidad de ‘un nuevo marco para los consumidores’, ya que las empresas de redes sociales deben respetar las normas de la UE en materia de consumo y, en el caso de no ser así, deben ser sancionadas.

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación