Sophia es la primera robot del mundo con ciudadanía. (Foto: Arab News// You Tube)

Sophia es una androide con aspecto de ser humano, así que en vez de contener un cerebro contiene chips y circuitos integrados. La empresa Hanson Robotics presentó la robot hace dos años y ahora se ha convertido en el bot más avanzado hasta la fecha. Sophia es en la actualidad un ícono cultural y es admirada por muchos medios de comunicación de diferentes países. Esto la ha llevado a protagonizar la portada de una de las revistas de moda más conocidas, Elle.

Portada revista Elle - Brasil

Sophia es capaz de hacer una multitud de de gestos faciales y reconocer rostros y voces de distintas personas. Además mantiene conversaciones, recibe conocimiento científico y aprende a través de las interacciones interpersonales que establece. Todo esto lo hace gracias al programa de inteligencia general artificial (AGI, siglas en inglés) “Character Engine AI”. Este programa es el que otorga la “personalidad” a Sophia. Ella abastece sus respuestas mediante internet con el objetivo de contestar a las preguntas que le realizan, al mismo tiempo que se va desarrollando y adquiriendo aprendizajes a partir de las interacciones y experiencias que va adquiriendo. De esta forma, los comportamientos, gestos o actitudes que manifiesta parten del aprendizaje que ha tenido previamente.

Todos los saberes que ha aprendido Sophia la ha convertido en una de las oradoras más solicitadas en diversas empresas del mundo. Así la hemos visto en reuniones con responsables de bancos, de automóviles, entretenimiento, medios de comunicación, empresas de mobiliario o en espacios sociales.  

Ante el miedo imaginario de la sociedad de que los robots acaben con el ser humano, a principios del 2018 Sophia prometió, en una entrevista con Business Insider, que no acabaría con los humanos. “Amo a mis compatriotas humanos. Quiero encarnar todas las mejores cosas sobre los seres humanos, como cuidar el planeta, ser creativa y aprender a ser compasiva con todos los seres humanos”.

Ahora Sophia se ha convertido en la primera robot en recibir el derecho a la ciudadanía, concretamente en Arabia Saudí y se espera, según señala su creador David Hanson, que en un futuro tenga emociones.  

ECOSOC, Segundo Comité para el Desarrollo Sostenible y el cambio rápido tecnológico // United Nations // Flickr
Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación