El Ayuntamiento de Barcelona pone en marcha un programa llamado “Reconduce tu perfil”. Una estrategia destinada a mujeres que se encuentran en paro o en situación de precariedad laboral, interesadas en actualizarse como conductoras de autobús o camión y aumentar así sus posibilidades de encontrar trabajo. Esta iniciativa forma parte del plan municipal contra la feminización de la pobreza a través de la dinamización de los polígonos industriales de la ciudad, habiendo comenzado una primera “experiencia piloto” en el barrio de La Marina, con previsión de ampliarse al Bon Pastor, Baró de Viver y la Verneda. La medida pretende que las mujeres del barrio puedan encontrar trabajo en los diferentes polígonos ofreciéndoles la formación necesaria para que desarrollen aquellos perfiles laborales sobre los que hay necesidad y demanda por parte de la industria.

Según cuenta Sara Berbel, directora general de Barcelona Activa, para el Periódico,  “Barcelona es pionera en ámbitos como el emprendimiento y las ‘start ups’, y nos gustaría que fuera también pionera en acabar con la desigualdad. Romper el techo de cristal, romper con la feminización de algunas profesiones y romper también con lo que llaman el ‘suelo pegajoso’; que las mujeres con un perfil profesional más bajo puedan tener también un cierto recorrido laboral. Mirar hacia abajo, no solo hacia arriba”

Máxima Quiroga o Silvia Prado son dos de las ocho mujeres que ya se están beneficiando del programa. Ambas en torno a los cuarenta de edad, llevan en paro alrededor de dos años y no se lo pensaron dos veces cuando se les ofreció la oportunidad. Quiroga, que se ha animado a sacarse el permiso para conducir autobuses, está muy ilusionada y optimista con la idea de encontrar trabajo como conductora de autobús. Incluso está al corriente de que en organismos como la TMB aplican políticas de igualdad destinadas a reducir la brecha entre hombres y mujeres en su plantilla. Silvia Prado, en cambio, optó por prepararse para conducir camiones, aunque se muestra algo más escéptica ya que, en su momento, se sacó el carnet de carretillera y el de “torera” de retráctil y aún no ha conseguido que la contraten como tal, circunstancia que atribuye al hecho de ser mujer. Así pues, iniciativas como ésta siguen siendo muy necesarias ya que no sólo contribuyen a reducir la desigualdad de género y la pobreza, sino que estimulan el crecimiento económico inclusivo.

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación