Tras un año de investigaciones, la Guardia Civil ha desarticulado una red de trata con fines de explotación sexual de mujeres y menores marroquíes en Melilla. Los arrestados, tres hombres y una mujer, habrían captado a las víctimas en Marruecos mediante engaños y coacciones. La investigación contó con la colaboración de ONG que están en contacto directo con la realidad social y que, por tanto, pueden aportar información clave.

A menudo, cuando pensamos en la trata de seres humanos, nos vienen a la mente imágenes sobre víctimas que pueden estar sesgadas y estereotipadas, dificultando que visibilicemos a colectivos de mujeres que no responden a estas ideas preconcebidas. El proyecto de investigación TRATA, Trayectorias de vida que alejan o acercan a las redes de trata con fines de explotación sexual (2013-2015), dirigido por la profesora Lidia Puigvert y financiado por el Instituto de la Mujer, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, fue la primera investigación española financiada que contribuyó de manera significativa a romper el silencio sobre un colectivo de víctimas de trata fuertemente invisibilizadas: mujeres y chicas jóvenes marroquíes víctimas de trata con fines de explotación sexual en España.

El proyecto se desarrolló en el Centro de Investigación CREA de la Universidad de Barcelona, partiendo de las contribuciones científicas realizadas en proyectos I+D anteriores en los que se encontró que jóvenes y adolescentes marroquíes provenientes de zonas rurales y empobrecidas del interior de Marruecos desaparecían tras emigrar a las ciudades en busca de un futuro mejor.

Para la investigación se empleó la Metodología Comunicativa y se realizó un ambicioso trabajo de campo en España y Marruecos. El proyecto TRATA (Puigvert, 2013-2015), no solo ha contribuido a visibilizar una problemática y un colectivo de mujeres fuertemente silenciados, también ha logrado analizar factores y elementos de protección que hacen posible trayectorias migratorias de mujeres jóvenes marroquíes exitosas y alejadas de la explotación sexual. Asimismo, el impacto del proyecto ha ido más allá, identificando nuevas realidades y colectivos en riesgo, como los hijos e hijas de las mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual. Estas realidades emergentes continuaron siendo investigadas en el proyecto I+D, END-TRAFFICKING.

Profundizar en el conocimiento de las problemáticas y colectivos de víctimas sobre las que pesa un gran silencio es posible cuando se investiga promoviendo un diálogo igualitario con entidades y organizaciones sociales, con las fuerzas y cuerpos de seguridad y con los propios colectivos implicados.

Solo una ciudadanía activa, solidaria, informada, comprometida y con una actitud valiente ante la trata, logrará visibilizar miles de víctimas de trata que hay en nuestras comunidades y ciudades. Las redes de trata operan con la complicidad del silencio y el desconocimiento: por ellas, por todas, no les dejemos ganar.

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación