La cadena de radiotelevisión pública, Corporación Británica de Radiodifusión, BBC en sus siglas en inglés, es internacionalmente conocida y reconocida por la calidad de los contenidos que emite en diversas secciones -noticas de actualidad, internacional, cultura, deporte, música, arte, naturaleza, entre otros. Esto la ha llevado a ser considerada como paradigma de TV pública y modelo a seguir.

Además, la BBC ha apostado por una política de transparencia, y de diversidad e inclusión en sentido amplio. A modo de ejemplo, en 2015 implementaron la Diversity and Inclusion strategy  2016-2020, con tres objetivos claros: (1) personal al menos tan diverso, sino más, que cualquier otra industria; (2) cumplir con los objetivos de representación que cubran una mayor diversidad que cualquier otra emisora, con un mayor impacto para las audiencias de más programas; (3) diversidad integrada en todas las tareas, haciendo de ello algo que todos y todas en la BBC entienden y que todos aquellos que hacen programas para la BBC apoyan.

Aún y las políticas de acción afirmativa existentes en la BBC y sus objetivos para avanzar en conseguir que los contenidos emitidos reflejan la diversidad de las audiencias (apuesta clara por paridad de género; mayor presencia de personas LGBT, incluyendo su participación en roles principales; personas con discapacidades; o personas de minorías étnicas), la BBC ha sido noticia este 201 por la brecha salarial entre géneros, según ha denunciado la reconocida periodista y ex-editora de asuntos de China de la BBC, Carrie Gracie.

‘No se puede confiar en el periodismo de la BBC a menos que sea honesto sobre su brecha salarial de género’, afirmó Gracie y según ha informado The Independent. Carrie Gracie, quien ha trabajado más de 30 años en la BBC, dimitió a principios del mes pasado después que la BBC fuera obligada a publicar los salarios de sus empleados que ganaban por encima de 200.000 dólares anuales. El informe hecho público por la BBC, evidenció que los hombres en la BBC ganaban de promedio, un 9,3% más que las mujeres, según fuentes de la misma BBC. Por su parte, Tony Hall, director general de la cadena pública, contestó que la BBC es mejor que otras organizaciones, considerando que la diferencia salarial entre hombres y mujeres es, de promedio, un 18% en Reino Unido.

El pasado miércoles de esta semana Gracie pronunció un discurso sobre la disparidad salarial en el Comité de Medios Digitales, Cultura y Deporte de la Cámara de los Comunes que no ha dejado indiferente a nadie en la BBC, y que sin duda tendrá un impacto tanto en las políticas salariales de la cadena pública, como más allá. La periodista afirmó: “Nuestro negocio en la BBC no es el de producir pasta de dientes o neumáticos, nuestro trabajo es la verdad” (…) No podemos funcionar sin la verdad. Si no estamos preparados para mirarnos a nosotros mismo de forma honesta, cómo se nos puede confiar que informamos de forma honesta? (Traducción del inglés)

Desde que firmó su renuncia, la BBC le ha ofrecido cerca de 100.000 libras para que vuelva a su puesto, alegando que, de forma inadvertida, se le había retribuido menos desde 2014. A esta oferta, Gracie ha contestado que lo suyo no es una cuestión de dinero, ya que esto no le asegura la igualdad en su trabajo y tampoco la paridad, según informa The Independent.

Con todo, este es otro de los casos que saltan a la luz y que muestra cómo sin duda, necesitamos legislación que penalice la desigualdad salarial por género, pero que aún y así, esto no es suficiente. Continúa siendo tarea de todas y de todos posicionarnos en denunciar públicamente estas realidades, para lograr tener así no solamente beneficios individuales sino también colectivos.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación