Foto de Twitter de @HockeyCynic

El pasado sábado se hacía pública la decisión de crear un equipo femenino de hockey sobre hielo intercoreano para competir en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018, que tendrán lugar en Pyeongshang entre el 9 y el 25 de febrero.

La decisión de incluir 12 jugadoras de hockey hielo de Corea del Norte en el equipo de Corea del Sur ha dividido a la opinión pública. Por un lado, las jugadoras del equipo de Corea del Sur, que entrena Sarah Murray, refieren que han sacrificado muchos aspectos de sus vidas para alcanzar a competir en los Juegos Olímpicos de Invierno. Son conscientes de que competir con un único equipo supondría jugar menos minutos cada una, tras haber luchado para alcanzar el sueño olímpico. El New York Times apunta que las jugadoras no quieren convertirse en peones del panorama político, opinión a la que se sumó la entrenadora. La ciudadanía se ha movilizado y ha reunido cerca de 50.000 firmas en contra del equipo intercoreano.

Por otro lado, el planteamiento integrador podría suponer un paso adelante hacia negociaciones para desacelerar el programa nuclear de Corea del Norte. Sin embargo, el equipo masculino no se vería afectado por esta medida.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In se mostró partidario de incluir a Corea del Norte en el equipo femenino de Corea del Sur. El hockey femenino coreano disputaría las Olimpiadas de Invierno bajo una nueva bandera, la de la República Popular Democrática de Corea.  Esta no sería la primera vez en la que dos equipos se unifican para competir a nivel mundial: las fuentes señalan el Mundial de tenis de mesa de Japón en 1990, los Mundiales juveniles de fútbol en Portugal (1991) y los Juegos Olímpicos de Sydney en Australia  (2000), Atenas (2004) y Turín (2006).

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación