pixabay

El 2017se ha caracterizado por un año donde la literatura ha sido dominada por las mujeres, según un análisis llevado a cabo por The Bookseller,  y publicado en el el periódico The guardian. Nueve de los diez libros más vendidos en Reino Unido han sido escritos por mujeres: Margaret Atwood (El cuento de la criada o Alias Grace), Sarah Perry (La serpiente de Essex), Helen Dunmore (Birdcage Walk) completan el podio.

Esta victoria sabe aún más dulce si tenemos en cuenta el análisis realizado por Consejo de las Artes de Inglaterra, que concluye que en 2017  ha habido una bajada drástica en la impresión de obras literarias debido a las alternativas ofrecidas por nuevas tecnologías (más baratas y que requieren menos concentración). Según su directora, Sarah Crown, los libros impresos “pierden su voz” y este hecho limita la diversidad de estilos, sean femeninos o no. Entre las pocas obras que han superado el millón de ventas de ejemplares, encontramos a Audrey Niffenegger (La mujer del viajero en el tiempo).

Según declaraciones de Kamila Shamsie en 2015, escritora paquistaní cuyas obras (Kartografía, Sombras quemadas) se han traducido en más de 20 idiomas y ganadora de varios premios literarios, hay una clara diferencia entre hombres y mujeres a la hora de publicar: no se cuestiona la calidad de la historia escrita, sino que se considera directamente a “los escritores masculinos como más “serios””, aunque el público prefiera, mayoritariamente novelas de ficción escritas por mujeres. En las mismas declaraciones, la escritora retaba la industria para superar esta desigualdad y hacer del 2018 el año de las mujeres escritoras. Viendo el Top10 inglés del 2017, en el que el público ha preferido escritoras, la tendencia es cada vez más clara.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación