El menor salvó a su madre cuando decidió llamar a la policía para denunciar la violencia de la expareja de ella, en La Coruña, según Europa Press. Según la policía, el agresor tenía una orden de alejamiento y amenazó de muerte a la mujer y a sus hijos. El niño, de 6 años, no dudó en llamar y dar la dirección de su casa para salvar a su madre y proteger a su hermano pequeño, un bebé al que estaba dando su biberón. Un primer dato es que nos extraña mucho que esta noticia no haya salido en más medios, ¿por qué?.

Esta noticia, entre otras, evidencia cómo los hijos e hijas de mujeres maltratadas sufren también las consecuencias nefastas de la violencia ejercida por los agresores.  Con tan solo seis años sabe que debe denunciar para proteger a su madre, su hermano y a sí mismo. Este pequeño héroe no duda en llamar.  Su historia, como tantas otras de niñas y niños que viven en sus casas situaciones de violencia de género, puede servir para afianzar una política pública mucho más efectiva en asegurar la protección de las víctimas y la de sus hijos.  

Hay nuevos pasos en el reciente Pacto de Estado contra la violencia de género. Pero es necesario avanzar más, hasta que desaparezca esta posibilidad y todos los niños y niñas estén a salvo en entornos familiares, sean los que sean, donde no exista ningún ápice de violencia.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación