Rawpixel.com // Unsplash

Hoy hemos visto como rápidamente se ha retirado la campaña de H&M cuando ha habido una reacción contundente ante la foto de un niño negro con una sudadera donde se podía leer “El mono más guay de la jungla”.   Ha habido una crítica unánime por tildar la campaña de racista y vulneradora de los derechos humanos, sabiendo que la palabra “mono” se utiliza para insultar a las personas negras.

Ante tal reacción, H&M la ha retirado con inmediatez de su página web y ha confirmado que eliminará esta prenda de ropa de su colección. A pesar de su intención por solventar la crisis ocasionada, varias personalidades como el jugador de baloncesto estadounidense LeBron James han criticado duramente la marca. También Abel Tesfaye, líder de The Weeknd, ha manifestado su desacuerdo rompiendo su colaboración profesional con la marca.

Celebramos esta reacción, y al mismo tiempo nos preguntamos ¿Cuándo conseguiremos que exista una misma reacción contundente ante los ataques de algunos periodistas a víctimas de violencia de género? Si la misma reacción obtuviéramos delante de coberturas mediáticas nefastas que lo único que consiguen es revictimizar, dar eco a las difamaciones de los acosadores, y en definitiva prolongar el acoso en el espacio público común, frenaríamos de golpe cualquier intento de violencia perpetrado desde los medios y conseguiríamos a su vez entornos mucho más seguros y libres de violencia.  No es una quimera, paso a paso lo estamos logrando, porque son muchas más las personas que se están sumando a no seguir silenciado este tipo de acosos, y cada vez más hay personas que desean poder decir al mirar atrás sí hice algo, no callé.  El próximo paso por ello es conseguir una reacción similar a la descrita ante cualquier noticia, reportaje o campaña que ataque y vulnere los derechos de las víctimas de violencia de género.

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación