Como homenaje a todas aquellas mujeres científicas que fueron invisibilizadas en su época, la ilustradora y diseñadora gráfica Rachel Ignotofsky ha desarrollado el libro Mujeres de ciencia: 50 intrépidas pioneras que cambiaron el mundo.

Las ilustraciones relatan las andanzas de cincuenta pioneras, como son la inventora y actriz de Hollywood Hedy Lamarr, la matemática Hipatia de Alejandría, la antropóloga Jane Goodall, la científica Marie Curie, la física Katherine Johnson o la matemática iraní Maryam Marzajani, entre muchas otras. Mujeres como ellas tuvieron que superar la multitud de obstáculos que se les impuso por el hecho de ser mujeres, la discriminación y el rechazo de las academias.

La autora ofrece en su obra datos y hechos curiosos complementados con ilustraciones sobre la desigualdad de género en la ciencia y, por ello, cumple un papel pedagógico.

Igual que ha desarrollado una obra sobre mujeres científicas que fueron invisibilizadas, también lo ha hecho con mujeres deportistas en su libro Mujeres en deportes: 50 mujeres audaces que jugaron para ganar. En él se describen mujeres deportistas como la nadadora de principios del siglo XX, Gertrude Ederle, la deportista de artes marciales Keiko Fukuda, o la tenista Serena Williams, así como la gimnasta Simone Biles -que actualmente tiene 20 años-, entre muchas otras. En este otro libro, Ignotofsky relata las partes del cuerpo y los diferentes músculos de que está compuesto transmitiendo de esta forma conocimientos educativos.

Libros como estos generan cada vez más interés social, lo cual es positivo ya que genera referentes para muchas niñas y niños. Los y las jóvenes requieren modelos femeninos positivos, porque de esta manera las niñas aspiran a llegar allá donde ellas quieran, sobrepasando el techo de cristal como lo hicieron las referentes, y a los niños se les libra de prejuicios misóginos que no favorecen la lucha contra las discriminaciones de sexo.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación