Una tormenta tropical al sur de Filipinas, concretamente en la isla de Mindanao, provocó inundaciones y corrimientos de tierra que dejaron al menos 133 muertos desde el pasado 22 de diciembre, según informa la agencia AFP. El viernes ya se había declarado el estado de emergencia en algunas provincias como Lanao del Norte y Lanao del Sur, según la noticia de la BBC, y las cifras de personas muertas siguen subiendo desde entonces.

Las autoridades de Filipinas informaron ayer de las cifras del desastre causado por la tormenta Tembin en la segunda isla más grande del país: al menos 126 personas muertas y decenas de desaparecidas. Las provincias afectadas por la tormenta fueron Lanao del Norte, con al menos 62 personas muertas; Zamboanga del Norte, con 46, y Lanao del Sur, con 18. Sin embargo, las cifras no paran de subir y más tarde se confirmaron 133 muertes. Además de las muertes, la tormenta causó daños materiales en varios pueblos. Entre ellos, Tubod y Piagapo fueron especialmente afectados, con casas enterradas bajo las rocas.

La policía y los servicios de emergencia utilizaron lanchas para rescatar a las personas que se habían refugiado en los tejados de sus casas. También hay personas voluntarias ayudando a sacar los cuerpos del barro, aunque el agua y las rocas dificultan los rescates.

Este tipo de tormentas tropicales son comunes en Filipinas, donde solo hace una semana Kai-Tak causó 54 muertes y 24 personas desaparecidas en el centro del país. Sin embargo, la isla Mindanao no suele verse afectada por ellas. Tras su paso por la isla, la tormenta se dirigía ayer con vientos de hasta 80 km por hora a la isla Palawan, y se prevé que dejará el archipiélago a lo largo de esta mañana.

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación