Cada vez hay más iniciativas que implican a los agentes sociales, instituciones y medios de comunicación en la prevención de agresiones sexistas en los festivales de música, construyendo una respuesta social colectiva de tolerancia 0.

Amparo de Vicente, policia local de Cullera

Se pueden elegir dos posturas: no reconocer esta problemática, o darle visibilidad y tomar medidas para que los festivales sean espacios seguros y libres. Amparo de Vicente, policía local, nos ofrece su perspectiva sobre esta problemática y nos da algunas claves para prevenir este tipo de agresiones.

En julio de 2017 pudimos leer noticias sobre la cancelación de un festival de música sueco, Bravalla por los casos de violaciones y abusos sexuales, ¿qué piensas sobre esta medida?, ¿crees que es algo puntual o que se da en más festivales?

Cuando vi la noticia me gustó porque pensé que se estaban implicando autoridades y posicionándose de una forma contundente. Creo  que no es algo puntual y suele darse en espacios donde se mezcla alcohol y drogas unido a la socialización general que tolera ciertos comportamientos de abuso.

Según el Observatorio Noctambul@s del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la violencia sexual mediante sumisión química es un fenómeno que ha acaparado gran atención mediática en los últimos años. ¿Crees que puede ser una de las causas de que en los festivales haya casos de violaciones o abusos sexuales?

A los agresores les es más sencillo ya que con este tipo de drogas las víctimas pierden la voluntad. No conozco aquí campañas de prevención y son muy importantes, ya que de conocer la realidad de lo que hay, muchas jóvenes que lo desconocen podrían tomar medidas como, por ejemplo, llevar un tapa en el vaso.

Hay festivales que tienen campañas de prevención de abusos sexuales o violaciones como el BBK de Bilbao, el Shambhala de Canadá o la campaña Safer Spaces en Reino Unido. ¿Crees que estas medidas pueden tener un impacto en la reducción del número de agresiones?

Las campañas de prevención son imprescindibles en estos eventos ya que se conciencia a la sociedad de la existencia de este tipo de agresiones sexuales, se facilita información sobre cómo se producen, cómo se pueden evitar y en caso de que ocurra, saber cómo actuar, incluso si le ha pasado a otra persona.

Sabes si para el Medusa Sunbeach de Cullera se prevé alguna campaña para prevenir estas agresiones sexuales en colaboración con la policía local?

Anteriormente no ha habido ninguna campaña para prevenir este tipo de agresiones y en un futuro desconozco si tienen pensado hacer algún tipo de campaña.

Como mamá miembro de la comunidad educativa CEIP Lluis Vives de Cullera acudes a talleres de Socialización Preventiva para la Violencia de Género ¿está teniendo repercusión en tu labor profesional?

Sí, muchísimo. Tanto en mi labor profesional como personal. Leemos, debatimos artículos con base científica y nos ayuda a transformar la mirada hacia cualquier tipo de agresión. Creo que abrir espacios de diálogo transformadores sobre los abusos sexuales ayuda a prevenir las agresiones en los macrofestivales y en cualquier ámbito.

Sabiendo que las investigaciones sobre socialización preventiva orientan a iniciar el trabajo con las y los alumnos desde las primeras edades y junto con la comunidad,  ¿crees que puede impactar este trabajo desde las escuelas en la prevención de agresiones sexuales futuras en este tipo de eventos?

Nos socializamos desde que nacemos. Si a los niños y a las niñas desde pequeños se les enseña a denunciar, a ponerse siempre del lado de la víctima, a no permitir que nadie te toque sin tu permiso, a decir no y a respetar el no por ejemplo, creo que ante estas situaciones la respuesta de las personas que estuvieran cerca sería de rechazo total. Creo que en un futuro, si a los festivales asistieran personas valientes que siempre tratan bien, serían lugares libres de agresiones sexuales.

¿Empieza a visibilizarse esta información también en España o se oculta? ¿es que nuestros macrofestivales son más seguros que los suecos?

Lo que no se ve, parece que no ocurre pero no es así. Es verdad que empieza a visibilizarse más casos de agresiones pero aún hay muchos casos que no se denuncian. No creo que nuestros festivales sean más seguros, sino que nuestra socialización mayoritaria es taparlo o normalizarlo.

La ley del silencio está en todas partes por lo que en este tipo de eventos también está presente. Sería importante que se implicaran todas las instituciones sacándolo a la luz y poniendo medidas preventivas para que no ocurra. Cada uno de nosotras y nosotros podemos ser potencialmente víctimas o testigos que actuemos bien mediante la denuncia o la red de apoyo.

Secciones: Violencia 0

Si quieres, puedes escribir tu aportación