Una pareja valiente salva a una chica de una posible violación a la salida de una discoteca de A Estrada (Galicia), la madrugada del día 9, al borde de la carretera N-640.

La pareja que salía de la discoteca oyó los gritos de la chica, que estaba rodeada por diez agresores que estaban forcejeando contra ella e inmediatamente se dirigieron a la zona increpando y gritando a los jóvenes. Al verlos, los agresores huyeron corriendo y desaparecieron, no se sabe si volvieron a entrar a la discoteca o se fueron.

Según el periódico La Voz de Galicia, la pareja ya había presenciado un episodio similar en el mismo sitio. No solamente salvaron a la chica, sino que la acompañaron y la protegieron hasta que llegó su novio -que no estaba en la discoteca- a buscarla.

La joven estaba en la discoteca con un grupo de chicas que la dejaron sola alrededor de las cuatro de la madrugada. Cuando se dio cuenta de ello decidió salir a la zona de parking para comprobar si el coche con el que habían llegado a la discoteca aún estaba. Fue allí donde un grupo de diez chicos se le acercó e intentaron abusar sexualmente de ella, hasta que la pareja valiente acudió a salvarla.

Las investigaciones a nivel internacional apuntan que la intervención externa, de personas valientes que se atreven a posicionarse y actuar, lo que se llama bystander intervention, es la clave para prevenir y erradicar situaciones de violencia de género. Actuaciones como la de la pareja de Galicia que se atrevió a actuar son capaces de generar referentes valientes para otras personas que, ante situaciones de violencia, aún no se atreven a romper el silencio y actuar como bystanders.

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación