Fuente Pixabay

Todos y todas hemos puesto en duda, alguna vez, la eficiencia de tratamientos, tests o algunos diagnósticos que los y las profesionales de la salud nos han sugerido.

Según el artículo Is it time to retire cholesterol tests? publicado por la revista Science a principios de diciembre del 2017, el cardiólogo Allan Sniderman de la Universidad  McGill de Montreal (Canadá), pone en duda los diagnósticos que algunos médicos pueden llegan a realizar cuando hablamos de los test de colesterol. Hasta la fecha, el control estándar que se puede llevar a cabo a la hora de querer analizar los niveles de colesterol, nos puede indicar niveles de colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL) o colesterol de lipoproteína de baja densidad (no HDL). De acuerdo con su investigación, el Dr. Sniderman discrepa de la utilidad de este test básico argumentando que el nivel de colesterol se podría medir más eficientemente observando la proteína sanguínea conocida como apolipoproteína B (apoB). Aunque su precio ronde los 20$, el cardiólogo confía en que valga la pena poder hacer un diagnóstico más eficiente.

“La apoB indica la cantidad de partículas cargadas de colesterol que circulan en la sangre, un indicador más cierto de la amenaza a nuestras arterias que los niveles de colesterol absoluto” según Sniderman

Contrariamente, muchos otros científicos especializados en el estudio del colesterol, como Scott Grundy del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas o el cardiólogo Robert Eckel de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado en Aurora, no consideran que la apoB sea más efectiva en sus predicciones que el test estándar o que cambie mucho las reglas del juego. El caso está en manos de un comité de investigadores y diferentes médicos, que prevén para el próximo año la publicación de las recomendaciones en el tratamiento del colesterol que harán el American College of Cardiology (ACC) y la American Heart Association (AHA)

Aunque los test estándar que miden el LDL acierten en el 85% de los casos y puedan pronosticar la probabilidad de una enfermedad cardiovascular, los médicos a favor de la apoB consideran que hay que preocuparse y reducir el 15% restante de los pacientes en los que el test falla. Tal y como argumenta el cardiólogo preventivo Seth Martin de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, incluso cuando los niveles de colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL) están bajo control, la apoB puede identificar otros riesgos y así prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Este tipo de alternativas no llegarán a Europa hasta dentro de unos años, pero artículos como este revelan que hay que informarse bien de todas las alternativas que existen para buscar un mejor bienestar y que todos y todas debemos tener la oportunidad de optar a la mejor información y el derecho de obtener el mejor diagnóstico para la mejora de nuestra salud.

Secciones: Evidencias

Si quieres, puedes escribir tu aportación