El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa que se transmite a través de la nariz, boca o garganta de personas infectadas. De 3.805 casos registrados en el año pasado se ha ascendido a más de 10.000 en los primeros nueve meses de 2017, impulsados por picos en Rumanía e Italia, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Vacuna para el Sarampión, Pinterest

La mayoría de las muertes por esta enfermedad se dan por complicaciones, que pueden aparecer en los y las menores de 5 años y en la población adulta de más de 30 años. En Rumanía, por ejemplo, se han registrado 8.937 casos desde enero de 2016 y 33 muertes por Sarampión en dos años, hecho que ha promovido la actuación del gobierno. Concretamente, en 2016 murieron 12 personas por esta causa y 21 personas en 2017, según datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, en las siglas inglesas).

La segunda región con más casos registrados es Italia, en la cuál se han registrado más de 4.000 casos desde enero a agosto de este año. Ambos países han tomado medidas para que las vacunas de inmunidad sean obligatorias este año, aunque la pseudociencia y los rumores mediáticos han generado un alto escepticismo hacia las vacunas. “Estamos enviando un fuerte mensaje al público”, añade la Ministra de Salud de Italia, Beatrice Lorenzin, afirmando que “la emergencia de la vacuna es impulsada por noticias falsas” que han difundido información errónea sobre las vacunas. En el caso de los y las infantes que han recibido vacunación en Italia es de un 86 por ciento del año pasado frente a un 85 por ciento de este año. Pero Rumanía e Italia no son las únicas regiones con casos registrados de Sarampión. Según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) todas las regiones de la UE han registrado casos, excepto Malta, Noruega, Liechtenstein y Letonia.  

A todo esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que los países deberían tener tasas de inmunización del 95 por ciento para proteger a la población y advierte que las tasas de inmunización en Europa han bajado del 95 por ciento al 93 por ciento en los últimos cinco años, desde 2012.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación