El pasado jueves Franken anunciaba su dimisión del Senado, poniendo fin al puesto de senador que ocupaba desde 2009 y a una posible candidatura a las elecciones presidenciales del 2020, según Reuters.

Las denuncias de los acosos sexuales en Hollywood desataron una cadena de acusaciones de índole sexual que están marcando un punto de inflexión en diferentes ámbitos del continente norte americano; desde el cine, a la academia, la empresa, y ahora la ruptura del silencio ha salpicado también la política.

Al Franken se convierte así en el primer político denunciado por acoso sexual en las últimas semanas en Estados Unidos, después de que las múltiples acusaciones hacia él, hayan hecho que sus compañeras y compañeros del partido demócrata le presionen para renunciar, mientras se somete al Comité de Ética del Partido. 

Ocho mujeres han acusado a Franken de hechos como haberlas besado y tocado sin su consentimiento, hechos que ocurriendo entre 2003 y 2010. Las redes sociales también han visto publicada una foto en la que el senador toca los pechos de la modelo Tweeden mientras ella dormía en el marco de una gira con fin benéfico militar visitando a soldados en diciembre del 2006.

Por su parte el senador, se ha disculpado de algunas de las acusaciones, ha negado otras y ha afirmado “recordar diferente” a otras de las acusaciones que ha recibido. Franken afirmó que abandona su cargo, pero no su voz, ya que seguirá activo en las causas progresistas.

Otros miembros del Congreso de los Diputados de Estados Unidos han anunciado también su dimisión esta semana en medio de denuncias por acoso sexual, según informa el New York Times.

Paul Ryan, el portavoz de la Cámara de los Representantes del Congreso de EEUU ha afirmado que las dos cámaras legislativas han decidido la implantación de formación obligatoria contra el acoso y la discriminación para todas sus personas legisladoras y todo su personal en general.

Secciones: portada subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación